Investigación

Un nuevo método de sueño para ayudar a retener recuerdos

 

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

¿Es posible que el sueño nos ayude a retener recuerdos? Puede que sí o, al menos, así lo indica un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv (TAU) y el Instituto de Ciencias Weizmann.

En concreto, esta investigación arrojó un método innovador para reforzar los procesos de memoria en el cerebro durante el sueño. Así, se basa en un aroma que evoca la memoria administrado en una de las fosas nasales.

De esta forma, este aroma ayuda a los investigadores a comprender cómo el sueño influye en la memoria y, en el futuro, podría llevar a restaurar las capacidades de memoria después de lesiones cerebrales, o ayudar a tratar a las personas con trastornos de estrés postraumático (TEPT) para quienes la memoria, a menudo, sirve como desencadenante.

Sabemos que se produce un proceso de consolidación de la memoria en el cerebro durante el sueño”, explica Bar, una de las autoras principales del estudio, quien continuó: “Para el almacenamiento de la memoria a largo plazo, la información pasa gradualmente del hipocampo, una región del cerebro que sirve como un amortiguador temporal para los nuevos recuerdos, a la neocorteza. Sin embargo, cómo ocurre esta transición sigue siendo un misterio sin resolver”.

Al desencadenar procesos de consolidación en un solo lado del cerebro durante el sueño, pudieron comparar la actividad entre los hemisferios y aislar la actividad específica que corresponde a la reactivación de la memoria.

Los investigadores comenzaron con el conocimiento de que los recuerdos asociados con ubicaciones en el lado izquierdo de una persona se almacenan, principalmente, en el hemisferio cerebral derecho y viceversa. Mientras estaban expuestos al aroma de una rosa, se les pidió a los participantes de la investigación que recordaran la ubicación de las palabras que se encontraban en el lado izquierdo o derecho de la pantalla de un ordenador.

Posteriormente, se evaluó la memoria de los participantes en las ubicaciones de las palabras y se echaron una siesta en el laboratorio. Mientras los participantes dormían, el aroma de las rosas se administró nuevamente, pero, esta vez, a una fosa nasal.

Con este suministro de olor “unilateral”, los investigadores pudieron reactivar y aumentar los recuerdos que se almacenaron en un hemisferio cerebral específico.

El equipo también registró actividad cerebral eléctrica durante el sueño con EEG. Los resultados mostraron que el suministro de aroma de rosas “unilateral” condujo a diferentes ondas de sueño en los dos hemisferios.

El hemisferio que recibió el aroma reveló mejores firmas eléctricas de consolidación de la memoria durante el sueño. Finalmente, en la prueba más crucial de todas, se les preguntó a los participantes después de despertarse, para someterse a una segunda prueba de memoria sobre las palabras a las que habían estado expuestos antes  de quedarse dormidos.

La memoria de los sujetos fue, significativamente, mejor para las palabras presentadas del lado afectado por el olfato que la memoria de las palabras presentadas del otro lado”, explicó Bar. “Nuestros hallazgos enfatizan que el proceso de consolidación de la memoria puede ser amplificado por señales externas como los aromas”.

Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comentarios

Noticias Populares

Arriba