Veterinaria

Los perros de asistencia y su labor prioritaria entre los colectivos con diversidad funcional

 

Perro asistencia
Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Según diversos estudios, un 78,9% de personas aseguran que “su mascota” es un miembro más de la familia e, incluso, para el 9,4% es el ser más importante dentro del núcleo familiar; mientras que, tal y como indica la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC), el número de mascotas registradas asciende a los 13 millones, de los cuales algo más de 7 millones son canes. Por ello, con motivo del Día Mundial de San Antón, que se celebra hoy, 17 de enero, y pone en valor la labor de los perros de asistencia, la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC, explica la necesidad que supone la ayuda de estos animales para determinadas personas con discapacidad o colectivos necesitados de especial apoyo, así como qué tipos de perros de asistencia existen.

“Según la ley, un perro de asistencia es aquel que ha sido individualmente entrenado para realizar labores en beneficio de una persona con discapacidad. Por ello, este animal debe recibir un entrenamiento específico por parte de personas o instituciones especializadas y reconocidas legalmente, vigilándose que no sea una nueva explotación más de los canes, desde su cría, selección, entrenamiento y convivencia, que debe hacerse creando una relación respetuosa”, detalla Nuria Máximo, directora de la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC.

Por ello, la relación con los perros de asistencia promueve la mayor calidad de vida e independencia de determinados sectores de la sociedad que tienen reconocida una discapacidad física, psíquica o sensorial como la ceguera o sordera o necesidades médicas específicas como la diabetes, la epilepsia o la narcolepsia. Estas personas, además, deberán poseer un grado de minusvalía igual o superior al 33% y necesitar servicio o acompañamiento para la conducción, auxilio o apoyo a la autonomía personal.

Características del perro de asistencia

Por su parte, el perro de asistencia deberá presentar ciertas características como ser dóciles, tranquilos y tener una escasa agresividad, ser afectuosos y tener una gran capacidad de aprendizaje, así como una correcta reacción ante sonidos y señales, mientras que, por otro lado, el usuario del servicio ofrecido por el  perro deberá encargarse de determinadas cuestiones como asegurar una sana convivencia con los demás, tener visible su identificación, velar por su higiene, responsabilizarse de su salud y llevarlo cuando corresponda a una fiscalización que realice la entidad que entrenó al perro.

“Es esencial que estos animales estén adiestrados específicamente para cubrir necesidades concretas de la persona a la que acompaña y, por ello, existen diferentes tipologías de perros de asistencia, ya que esta modalidad engloba a los perros guía, a los de servicio, a los de autismo, a los de alerta médica y a los señal”, detalla Nuria Máximo.

Tipología de perros de asistencia

De esta forma, los perros de asistencia se clasifican en perros guía, destinados a guiar a personas con discapacidad visual; perros de servicio, educados y adiestrados para prestar ayuda a personas con discapacidad física, aumentando su autonomía y bienestar; perros de autismo, cuya finalidad es la de proteger la integridad física de las personas con trastorno del espectro autista y mejorar su comunicación, estimulación sensorial y seguridad; perros de alerta médica, pensados para ayudar a personas que sufren alguna condición médica relacionada con la epilepsia o la diabetes y pedir ayuda en caso de ser necesario; y los perros señal, que persiguen el objetivo de avisar a personas con discapacidad auditiva de diversos sonidos e indicar su fuente de procedencia.

En lo que respecta al vínculo que debe poseer el perro con cada persona, Mónica Kern, educadora canina de Perruneando Madrid, subraya que «un perro de asistencia es aquel que fue individualmente entrenado en beneficio de una persona con discapacidad, pero es fundamental que la persona usuaria quiera meter un perro en su vida como miembro de la familia, con las consecuencias que eso supone: pasear al perro, relacionarse con él, etc. Además, tiene que obtener beneficios en esa relación, por lo que debe existir un fuerte vínculo humano-animal para que este equipo funcione plenamente.”.

Diferencias entre un perro de asistencia y de intervención

La diferencia principal de los perros de asistencia con respecto a los de intervención es que, mientras que los primeros están destinados a asistir a una persona con diversidad funcional y conviven con el usuario, los segundos intervienen dentro de un programa terapéutico de salud determinado, desempeñando una labor conjunta de apoyo junto a un equipo multidisciplinar formado por profesionales de la salud o de la educación, buscando mejoras concretas en diferentes áreas como la física, cognitiva, relacional o emocional del individuo.

Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comenta ahora

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias Populares

Arriba