Entrevistas

«Las mujeres embarazadas no son conscientes de que sufren diástasis abdominal»

 

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería
Marina Fernández es matrona integrativa, se dedica a las mujeres desde la 1ª menstruación hasta después de la menopausia, formada en naturopatía, homeopatía, y acupuntura. Es asesora de lactancia desde 2002 y Consultora Internacional de Lactancia (IBCLC). Se dedica a la Fertilidad Integrativa (apoyando los tratamientos de reproducción asistida o de ciclo natural) y la lactancia, aunque también ayuda a regular los ciclos menstruales, quistes, dismenorrea, menopausia, el control de embarazo, preparación al parto, dilatación o parto en casa, postparto, diástasis de rectos abdominales.

En el embarazo, son varios los problemas estéticos y funcionales que sufre la mujer. En este sentido, uno de los más frecuentes es la diástasis abdominal, ¿en qué consiste exactamente este problema?

La diástasis de los rectos abdominales es la separación de los músculos del abdomen debido al crecimiento del útero durante el embarazo. Todas las mujeres sufren diástasis abdominal durante la gestación. 

La separación de los músculos abdominales se produce porque el feto debe crecer detrás de ellos, por lo que, al hacerse el hueco, la línea central del abdomen o línea alba se expande, dando lugar a la DRA. Además del embarazo, el sobrepeso y el exceso de ejercicio abdominal también pueden provocar diástasis.

Tras el nacimiento del bebé, los rectos abdominales deben volver a su lugar inicial, si esto no sucede y se quedan separados, entonces es cuando se deben cerrar a través del tratamiento que propongo.

¿Por qué suele ocurrir?

Las causas de la diástasis de rectos se encuentran en factores como el sedentarismo, la falta de tono en la pared abdominal, la mala gestión de las cargas, realización de abdominales de forma inadecuada, exceso de peso u obesidad, distensión de las vísceras pélvicas y abdominales, inflamación intestinal, estreñimiento, el envejecimiento, lo menos habitual es que se deba a factores congénitos, aunque se dan casos por este motivo; pero es el embarazo el mayor causante de la diástasis abdominal. Aunque también hay hombres que tienen este problema, sobre todo debido al ejercicio abdominal inadecuado o el sobrepeso u obesidad.

Generalmente, ¿son conscientes las mujeres embarazadas de que pueden llegar a padecer esta lesión?

En general, las mujeres embarazadas no son conscientes de esta lesión, e incluso las matronas y los ginecólogos desconocen este tipo de lesión en muchos casos.

Hay mujeres que observan mucho su cuerpo y ante diversos signos y síntomas, empiezan a investigar y se dan cuenta del problema que tienen, pero les es muy difícil solucionarlo, puesto que preguntan a su ginecólogo/matrona y si este no sabe nada sobre la diástasis, pues se lo niega a la mujer.

 ¿Cómo puede saber una mujer que la tiene? Es decir, ¿cuáles son sus síntomas?

Durante el embarazo, el tercer trimestre es un momento especialmente delicado, en el que sufre diástasis abdominal casi el 70% de las mujeres embarazadas. Una de las razones es que en este periodo se inhibe la formación de colágeno, lo que debilita el tejido conectivo, debido al aumento de una hormona llamada relaxina.

Hay una parte que es patológica y es cuando se debe tratar para evitar problemas en el embarazo (como posición de nalgas, gases, dolor lumbar y/o pélvico, etc) y en el parto (embarazo prolongado, parto que no progresa, expulsivo instrumental y/o cesárea.

Las mujeres embarazadas con diástasis notan mayor volumen abdominal que otras mujeres de su misma edad gestacional, más debilidad del suelo pélvico, bebés de nalgas o con mala presentación, dolor lumbar o pélvico, un hueco en la zona de la línea alba.

Fuera del embarazo, Lo más recomendable para saber si se sufre de diástasis es acudir a un especialista para realizar un diagnóstico; sin embargo, existe un método eficaz y sencillo que no requiere la presencia de un experto:

Tumbarse boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies en el suelo y situar la mano totalmente plana en el ombligo a la vez que se eleva ligeramente la cabeza. Si se nota un espacio y los dedos se hunden, esto indica que la línea alba está rota y que por lo tanto se sufre diástasis de los rectos abdominales.

Los síntomas más habituales (fuera del embarazo) son:

  • Gran volumen abdominal y apariencia de un abdomen de embarazada.
  • Molestias de espalda y en la zona lumbar.
  • Debilidad del suelo pélvico y posibles pérdidas de orina.
  • Digestiones pesadas, lentas y gases.
  • Hueco en la zona de la línea alba.

¿Qué relación tiene la diástasis con el suelo pélvico?

La diástasis abdominal es más que un problema estético. Los dos rectos abdominales se unen desde el esternón hasta el pubis. Debido a sus puntos de fijación en la pelvis, la separación entre ellos y la debilidad en el tejido conectivo afecta directamente a la cavidad pélvica y la musculatura del suelo pélvico. El 52% de las mujeres con disfunción de suelo pélvico tiene diástasis abdominal.

¿Qué tratamientos o terapias existen para su corrección? ¿Requiere de cirugía?

El tratamiento que yo propongo se basa en una faja para unir los rectos abdominales y a la vez  se trabaja la musculatura abdominal. El 80% de las diástasis cierran y la mujer recupera su abdomen y deja de tener problemas de suelo pélvico y/o dolores según avanza en su recuperación.

Durante el embarazo se consigue una buena colocación del bebé, evitar una 2ª cesárea, y mejorar los dolores abdominales y/o pélvicos, en su mayoría.

Si no se cierra la diástasis, por diversas causas, entonces a veces sí hay que recurrir a la cirugía para mejorar la sintomatología de la mujer, puesto que no solo es un problema estético.

Aunque la diástasis abdominal sea más común en mujeres, también la pueden padecer hombres, ¿no?

Entre los hombres, encontramos también casos de diástasis abdominal, aunque no tan frecuentes.

No pocas veces, se realizan ejercicios abdominales para fortalecerlos, pueden generar más presión en la zona del suelo pélvico y provocar otras patologías como incontinencia urinaria, disfunción eréctil, etc.

¿Qué debe evitar una persona que padece esta lesión?

Las personas que tienen diástasis abdominal, deben evitar:

  • Hacer “abdominales clásicos”.
  • Tener estreñimiento.
  • Levantar pesos de forma repetitiva de forma inadecuada.
  • El sobrepeso u obesidad.

¿Algunos consejos para prevenir la diástasis abdominal?

Para prevenirla, sobre todo, se debe fortalecer los músculos abdominales de forma adecuada. Además es recomendable evitar los puntos anteriores y si te quedas embarazada valorar que la diástasis sea lo menor posible para disminuir las consecuencias que tiene sobre el embarazo, el parto y el postparto.  Durante el embarazo se puede intentar que no aumente mucho, y minimizar sus consecuencias.

Agenda Online de Marina Inmaculada Fernández en WeDoctor

¡Hola! Soy Marina Fernández o Marina Matrona, experta en acompañamiento al embarazo, parto, lactancia y fertilidad.
Estoy aquí para ayudarte si estás buscando disfrutar de un embarazo tranquilo. Además, resuelve todas las dudas y encuentra la tranquilidad que necesitas a través de mi consulta online en We Doctor, podrás solicitarme una consulta escrita o una video consulta. A un solo click, mi agenda online.
Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comentarios

Noticias Populares

Arriba