Fisioterapia

¿En qué consiste la Técnica RICE?

 

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

La técnica RICE es una práctica ideada a finales de los años sesenta por el doctor estadounidense Gabe Mirkin. Esta práctica se apoya en la afirmación de que las primeras 24/48 horas son las más importantes después de una lesión y deben contar con aplicación de hielo y descanso o no movilización.

Así, pasados los dos días, recomienda la fisioterapia con analgesia, masoterapia, ultrasonidos y laserterapia. Tras el cuarto o quinto día, ya se pueden realizar ejercicios de movilización y fortalecimiento muscular de la zona afectada. Después de siete u ocho días, el paciente puede hacer vida normal. No obstante, vamos a ver en mayor profundidad las diferentes opciones que presenta esta técnica.

La primera es la aplicación de hielo, que se debe aplicar, según la técnica, inmediatamente después de producirse la lesión. El objetivo es reducir el dolor y la inflamación ocasionada. Por eso, se recomienda poner hielo en la zona durante un cuarto de hora varias veces al día.

El hielo se utiliza para adormecer el dolor y reducir la hinchazón. Además, los mejores resultados se obtienen si se aplica hielo triturado, ya sea en una bolsa de plástico o en una toalla. Por otro lado, si se usan paquetes de gel congelado, se debe colocar una toalla húmeda sobre la piel antes de la aplicación, ya que pueden alcanzar una temperatura mucho más baja que el hielo y causar congelación si se aplica directamente sobre la piel. En este sentido, una bolsa de guisantes congelados es la mejor bolsa de hielo.

En cuanto al tiempo, lo recomendable son 15 minutos, aunque se requiere un tiempo más corto en el tratamiento de las partes más pequeñas del cuerpo, como los dedos. Por ejemplo, el tiempo de hielo recomendado para un dedo torcido puede ser de 5 a 7 minutos.

Tras esta aplicación, se encuentra el descanso. Es importante dejar reposar una lesión porque reduce el dolor y la hinchazón, pero la clave es saber cuánto tiempo descansar.

Los problemas menores pueden empeorar rápidamente si se usa una articulación o una extremidad demasiado pronto debido a una lesión adicional. Por eso, durante las primeras 24/48 horas se debe descansar, pero después se pueden iniciar las actividades con cierta normalidad. El dolor sirve como una forma de medir la situación de la lesión, es decir, si se experimenta dolor mientras se realiza actividad, entonces se está agravando la condición y debe detenerse y descansar.

Por otro lado se encuentra la compresión. Para mejorar el soporte es necesario utilizar vendas que sujeten bien la zona. La presión debe ser mayor en la zona distal de la lesión y disminuir hacia la proximal, para así mejorar que los fluidos de la lesión se dirijan al torrente sanguíneo y se reciclen.

En ningún caso la comprensión debe cortar o comprimir en exceso para no comprometer la normocirculación. Además, envolver una articulación lesionada con un vendaje tensor comprime los tejidos, lo que ayuda a disminuir la inflamación.

Siempre debe aplicarse una envoltura de tensor, comenzando en la parte inferior de la extremidad y envolverla en una dirección que trabaje hacia el tronco. Esta envoltura fomenta la hinchazón para salir del área a través del sistema linfático.

Las envolturas de comprensión deben aplicarse lo antes posible después de una lesión y deben envolverse cada 2/3 horas. También se puede aplicar hielo mientras la comprensión esté actividad.

Por último se encuentra la elevación, que consiste en mantener elevado el miembro afectado por el esguince o lesión leve, que permitirá disminuir la hinchazón y reducir posibles hematomas.

Tras la aplicación de la técnica, se opta por la rehabilitación funcional, ya que una inmovilización largada puede conllevar atrofia del músculo no movilizado, perdida de flexibilidad y rigidez articular. Por eso, actualmente se busca la movilización después de la curación.

Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comentarios

Noticias Populares

Arriba