Salud Pública

La OMS lanza una nueva estrategia mundial contra la gripe

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado recientemente la Estrategia Mundial contra la Gripe 2019-2030 para proteger a las personas de todos los países de la amenaza que representa esta enfermedad. Los objetivos de la estrategia son prevenir la gripe estacional, evitar que la enfermedad se propague de los animales a los seres humanos y prepararse para la próxima pandemia de gripe.

La gripe continúa siendo una de las mayores amenazas para la salud pública mundial. Cada año se registran en el mundo cerca de 1.000 millones de casos, de los cuales entre 3 y 5 millones son graves, y entre 290.000 y 650.000 personas fallecen por causas respiratorias relacionadas con la gripe. La OMS recomienda que la forma más eficaz de protegerse es vacunarse cada año, sobre todo las personas con mayor riesgo de sufrir complicaciones graves de la enfermedad y los trabajadores sanitarios.

Esta nueva estrategia es la más completa y ambiciosa jamás desarrollada por la OMS. Marca el camino que debemos seguir para proteger cada año a la población mundial y para prepararnos frente a la próxima pandemia, reforzando los programas sistemáticos de lucha contra la enfermedad. Sus dos objetivos principales son los siguientes:

  1. Fortalecer las capacidades nacionales de vigilancia y respuesta, de prevención y tratamiento, y de preparación. Para lograrlo, cada país debe elaborar un programa específico adaptado a sus necesidades que contribuya a la preparación nacional y mundial y a la seguridad sanitaria.
  2. Elaborar mejores instrumentos de alcance mundial para prevenir, detectar, controlar y tratar la gripe, como vacunas, antivíricos y tratamientos más eficaces, con el fin de garantizar que todos los países tengan acceso a ellos. 

La Estrategia responde a uno de los mandatos de la OMS, a saber, la mejora de las capacidades sanitarias básicas y de la preparación mundial. Su elaboración se llevó a cabo mediante un proceso consultivo con los Estados Miembros, los círculos académicos, la sociedad civil, el sector privado y expertos internos y externos. Además, el apoyo a los países para potenciar su capacidad de lucha contra la gripe rendirá beneficios indirectos desde la perspectiva más amplia de la detección de las infecciones, ya que permitirá detectar con mayor eficacia otras enfermedades infecciosas como la enfermedad por el virus del Ebola y el síndrome respiratorio de Oriente Medio causado por coronavirus (MERS-CoV). Mediante la aplicación de esta nueva Estrategia, el mundo reducirá cada año el impacto de la gripe y estará mejor preparado frente a una pandemia de esta enfermedad y frente a otras emergencias de salud pública.

Comentarios

Noticias Populares

Arriba