Psicología

¿Tengo el síndrome del impostor? ¿Cómo puedo lidiar con él?

 

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Después de estudiar y prepararte con esfuerzo y dedicación, al fin has conseguido el trabajo de tus sueños y, sin embargo, sientes que realmente no te lo has ganado. Quizá solo piensas que fue suerte o, más bien, que hiciste creer a tus superiores que estabas más cualificado de lo que realmente lo estás, ¿no?

Una carrera profesional exitosa, logros académicos e, incluso, elogios, y, a pesar de ello, sigues pensando que todo se debe a la suerte y que, como tal, puede desaparecer en cualquier momento.

Si alguna vez te has sentido así, es muy probable que hayas sufrido el Síndrome del impostor, llamado a veces el síndrome del fraude. Tranquilo, solo formas parte de la gran mayoría de la población que lo sufre, ya que el 70% de las personas han experimentado síntomas de este tipo de síndrome.

Generalmente, las personas que padecen este síndrome son muy perfeccionistas y, sin embargo, nunca cumplen los estándares que ellos mismos se imponen. Además, les cuesta mucho hacer cumplidos y trabajan más que otros para demostrar su valía.

¿Cómo sé si tengo el síndrome del impostor?

Fue en 1978 cuando la doctora Pauline Clance estudió por primera vez este síndrome, al cual denominó como Imposter Phonomenon. Clance observó que algunos de sus estudiantes tenían dudas sobre sus capacidades y no se sentían orgullosos de sus logros.

Así, también elaboró un test para que las personas pudiesen saber si padecían este síndrome. Este test se puede realizar a través del siguiente enlace: http://impostortest.nickol.as/

No obstante, las preguntas están en inglés, así que, a continuación, os dejamos la traducción. Cabe destacar que las respuestas se dividen en cinco opciones: Nada de cierto (Not at all true); raramente (rarely); algunas veces (sometimes); a menudo (often) y muy cierto (very true). Las preguntas son:

  1. A menudo he tenido éxito en una prueba o tarea, aunque tenía miedo de no hacerlo bien antes de realizar la tarea.
  2. Puedo dar la impresión de que soy más competente de lo que realmente soy.
  3. Si es posible, evito las evaluaciones y tengo miedo de que otros me evalúen.
  4. Cuando la gente me alaba por algo que he logrado, me temo que no puedo cumplir con sus expectativas sobre mí en el futuro.
  5. A veces pienso que obtuve mi posición actual o mi éxito porque estaba en el lugar correcto, en el momento correcto o conocía a las personas adecuadas.
  6. Me temo que las personas importantes para mí pueden descubrir que no soy tan capaz como se creen.
  7. Tiendo a recordar las ocasiones en los que no he hecho lo mejor que pude.
  8. Raramente hago un proyecto o tarea tan bien como me gustaría.
  9. A veces siento, o creo, que el éxito en mi vida o en mi trabajo ha sido el resultado de algún tipo de error.
  10. Es difícil para mí aceptar cumplidos o elogios sobre mi inteligencia o logros.
  11. A veces siento que mi éxito se ha debido a algún tipo de suerte.
  12. Estoy decepcionado con mis logros actuales y creo que debería de haber logrado mucho más.
  13. A veces temo que otros descubran cuánto conocimiento o habilidad realmente me falta.
  14. A menudo tengo miedo de que pueda fallar en una nueva asignación o empresa, aunque generalmente hago bien todo lo que intento.
  15. Cuando he tenido éxito en algo y recibo reconocimientos por mis logros, tengo dudas de que pueda seguir repitiendo ese éxito.
  16. Si recibo muchos elogios y reconocimientos por algo que he logrado, tiendo a descartar la importancia de lo que he hecho.
  17. A menudo comparo mi habilidad con los que me rodean y creo que pueden ser más inteligentes que yo.
  18. A menudo me preocupa no tener éxito con un proyecto o en un examen, a pesar de que otras personas a mi alrededor tienen una confianza en que lo haré bien.
  19. Si voy a recibir una promoción u obtener algún tipo de reconocimiento, dudo en decírselo a otros hasta que no sea un hecho.
  20. Me siento mal y desanimando si no soy “el mejor” o, al menos, “muy especial” en situaciones que involucran logros.

¿Cómo puedo lidiar con el síndrome del impostor?

Hay algunas maneras o trucos para lidiar con estos sentimientos y, por ende, con el síndrome del impostor:

  • Cuando experimentes una intrusión, ponla en perspectiva, preguntándote si esta te ayuda o te hace daño.
  • Aprende a tomar críticas constructivas. Esto ayudará a sentirte cómodo cuando tengas que pedir ayuda.
  • Comparte cómo te sientes con alguien en quien confías, porque te dirán que lo que sientes es normal.
  • Reconoce y plasma por escrito estos sentimientos cuando surjan, porque te ayudarán a romper con el ciclo de pensamientos negativos.
  • Haz una lista de tus fortalezas: llevar un registro de tus logros es una buena forma de recordarte que no eres un farsante.

Es importante enfrentar estos problemas, porque también puede ser positivo tener algo de este síndrome, como, por ejemplo, la humildad y concentrarte en mejorar tus hábitos.

No obstante, en claro que todos experimentamos sentimientos impostores de vez en cuando, el truco es no dejar que estos sentimientos gobiernen tu vida.

Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comentarios

Noticias Populares

Arriba