Salud Mental

Alucinaciones: ¿Qué explica estos trucos de la mente?

 

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Existen muchos tipos de alucinaciones: visuales, auditivas, olfativas, gustativas o táctiles. Es decir, para todos los sentidos, hay una forma de alucinación. La razón de esto es que esos fenómenos son “sensaciones fantasmas”, o lo que vienen a ser percepciones de estímulos en ausencia de estímulos externos reales.

La mayoría de las veces, cuando las personas piensan en alucinaciones, las asocian con enfermedades que pueden involucrar psicosis, como la esquizofrenia o los trastornos neurocognitivos, como las formas de demencia.  Además, las alucinaciones también están asociadas con el uso de drogas que alteran la mente, como LSD y DMT.

Pero las alucinaciones no siempre se deben a trastornos psicóticos o psicodélicos. A veces también ocurren en ausencia de estos factores. Entonces, ¿qué explican las alucinaciones? ¿Qué tan comunes son? ¿Qué papel podrían enseñarnos sobre nosotros mismos?

Una ocurrencia más común de lo que pensamos

Un estudio que apareció en el British Journal of Psychiatry, en 2017, sugiere que las alucinaciones son mucho más comunes entre las personas sin trastornos psicóticos de lo que los científicos habían pensado anteriormente.

De hecho, los autores del estudio analizaron datos que habían obtenido a través de la Encuesta de morbilidad psiquiátrica de adultos de 2007, un estudio representativo a nivel nacional de la salud mental en Inglaterra. Así, estos datos incluyó información sobre la salud mental de 7.403 personas de 16 años o más durante un año.

De esta forma, los autores encontraron que las alucinaciones visuales y auditivas eran casi igual de prevalentes entre los participantes con trastorno límite de la personalidad y aquellos con una enfermedad mental no psicótica.

También encontraron que más del 4% de todos los encuestados, incluidos aquellos que no tenían problemas de salud mental diagnosticados, informaron haber experimentado alucinaciones visuales o auditivas.

Por otro lado, la investigación publicada en el Scandinavian Journal of Psychology, en 2015, también mostró que las alucinaciones auditivas eran sorprendentemente comunes en una muestra representativa de la población general en Noruega. En un cohorte de 2.533 personas, la prevalencia de por vida de alucinaciones verbales auditivas fue del 7,3%.

Los olores fantasmas también parecen ser una ocurrencia más común de lo que la gente piensa. En 2018, un estudio publicado en JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery, mostró que el 6,5% de las personas de 40 años o más habían experimentado la percepción del olor fantasma.

Este porcentaje se basa en el estudio de 7.417 participantes con una edad media de 58 años. Sin embargo, a la hora de explicar este fenómeno, los investigadores estaban desconcertados, ya que no comprendían las causas de la percepción de olores fantasmas.

De hecho, uno de sus autores indicó que esta condición podría estar relacionada con células sensibles al olor hiperactivas en la cavidad nasal, o tal vez un mal funcionamiento en la parte del cerebro que comprende las señalas de olor.


Mecanismos potenciales sorprendentes

Los investigadores han estado tratando de comprender mejor los mecanismos biológicos detrás de los diferentes tipos de alucinaciones. En 2019, investigadores de la Universidad de Oregon, en Eugene, realizaron un estudio en ratones para intentar descubrir cómo se manifiestan las alucinaciones en el cerebro.

Su estudio reveló algunos hallazgos sorprendentes. A medida que los investigadores indujeron alucinaciones visuales en los roedores, inyectándolos con una sustancia alucinógena, vieron que este no “mapeaba” como esperaban que ocurriera en el cerebro.

Los investigadores observaron que los ratones alucinantes experimentaron menos señales que se dispararan entre las neuronas de la corteza visual, la región del cerebro asociada con la interpretación de la información visual.

A pesar de la sorpresa inicial, el autor principal del estudio señaló que tenía sentido que las alucinaciones visuales apareciesen en el cerebro en esta manera. De hecho, indicó: “Comprender lo que está sucediendo en el mundo es un equilibrio entre la asimilación de información y su interpretación de esa información. Si le das menos importancia a lo que sucede a tu alrededor, pero luego lo sobre interpretas, podría provocar alucinaciones”.

También hay una gran cantidad de investigaciones sobre las causas y los mecanismos asociados con las alucinaciones auditivas, algunos de los tipos más fascinantes de sensaciones fantasmales.

Por ejemplo, un estudio de 2017, explica cómo y por qué algunas personas pueden pensar que escuchan voces que, en realidad, no están allí. Según los autores, esto puede ser el efecto de un error o “cortocircuito” en el procesamiento del habla interna y diferenciarla de hablar en voz alta.

Cuando la gente habla en voz alta, explicaron los investigadores, el cerebro hace dos cosas. Primero, envía instrucciones a las cuerdas vocales, la lengua y los labios, el aparato vocal, para que se muevan de la manera correcta para vocalizar los sonidos correctos.

Pero, al mismo tiempo, el cerebro también hace una copia interna de estas instrucciones, que los científicos llaman la «copia de eferencia». Este duplicado permite que las regiones del cerebro asociadas con la audición predigan los sonidos que el aparato vocal está a punto de producir correctamente. Esto es parte de cómo reconocemos nuestra propia voz y habla.

Así, la copia de eferencia amortigua la respuesta del cerebro a las vocalizaciones autogenerales, dando menos recursos mentales a estos sonidos porque son muy predecibles. Además, el cerebro hace una copia de eferencia no solo de los pensamientos destinados a la vocalización, sino también de la conversación interna, la charla interna que las personas procesan en segundo plano sin expresarse en voz alta.

De esta forma, los científicos plantean la hipótesis de que es probable que surjan alucinaciones auditivas cuando algo sale mal con la copia de eferencia de los monólogos internos de las personas.

¿Qué nos enseñan las alucinaciones?

Muchas de las alucinaciones que las personas pueden experimentar son del tipo común y corriente. Por ejemplo, una vaga sensación de haber escuchado el teléfono sonar cuando nadie realmente llamó o de ver la sombra de una silueta por el rabillo del ojo cuando no hay nadie allí.

El Dr. Philip Corlett y el Dr. Albert Powers, dos científicos de la Universidad de Yale, realizaron muchos experimentos sobre la naturaleza de las alucinaciones. Así, argumentaron que existe un espectro de sensaciones fantasmas y que muchas alucinaciones, en realidad, podrían reflejar cómo funciona nuestro cerebro, es decir, al hacer predicciones sobre los estímulos y los entornos en los que navegamos.

Así, indican que las alucinaciones pueden surgir de un “desajuste” entre las predicciones que hacen nuestros cerebros sobre la realidad que nos rodea y la realidad real.

Por otro lado, otros científicos señalan que las alucinaciones aún más pronunciadas, a veces, pueden beneficiar a la persona que las experimenta. Un estudio reclutó a personas con problemas de salud mental que también experimentaban alucinaciones auditivas.

Los autores descubrieron que la forma en que las personas reaccionaban a las voces que creían escuchar marcaba una diferencia importante en cuanto a si esas voces las obstaculizaban o animaban en sus actividades diarias.

La mayoría de los oyentes con dificultades de salud mental experimentaron las voces como un obstáculo para lograr sus objetivos y vieron sus voces como angustiosas o problemáticas. Sin embargo, otros encontraron que las voces facilitaron sus objetivos y, por lo tanto, eran una parte agradable y constructiva de sus vidas.

Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comentarios

Noticias Populares

Arriba