Psicología

Las emociones y el sistema inmune

 

Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

Nuestro sistema inmune nos protege frente a virus, bacterias y otros visitantes que puedan atacarnos y hacernos enfermar. También cumple un papel citotóxico importante, destruyendo las células tumorales antes de que conviertan en malignas y puedan provocar cáncer.

Aunque normalmente el sistema inmune nos ayuda, en ocasiones también es fuente de enfermedades cuando identifica a células propias como ajenas, creando enfermedades auto-inmunes. Yo tengo dos enfermedades de este tipo (hipotiroidismo y vitiligo) y observo cómo en etapas de estrés o de mayor ansiedad, la extensión de las manchas blancas presentes en mis manos, se hacen más grandes… señal de que debo relajarme y reducir la presión sobre mi cuerpo.

Y es que me he dado cuenta de que las emociones tienen un gran poder para nuestra salud física y mental. Era consciente de la importancia de las emociones para la salud mental, pero saber que lo que siento dentro de mí tiene un reflejo directo en cómo funciona mi cuerpo, me llena de admiración y curiosidad.

La Psico-neuro-inmuno-endocrinología, es una especialidad médica que estudia la manera en que lo que sentimos y pensamos, interacciona con el funcionamiento de nuestro cuerpo. Cada vez hay más estudios científicos que demuestran esta relación emoción-cuerpo.

De hecho se ha observado que las emociones desagradables (miedo, ira, frustración, odio, tristeza, melancolía, etc.), predisponen a la aparición de somatizaciones y enfermedades al debilitar el sistema inmune, aumentando la vulnerabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, afectando al sistema endocrino, al respiratorio y al gastrointestinal (Gómez-Díaz, M., Delgado-Gómez, M.S., Gómez-Sánchez, R., 2017; Davidson, R., Begley, S., 2012).

La activación excesiva que sufre nuestro cuerpo cuando estamos estresados, modifica la manera en que todo nuestro cuerpo funciona y uno de los grandes afectados es el sistema inmune. En un primer momento de estrés, el sistema inmune es capaz de aumentar su respuesta y defendernos mejor, pero ante un estrés crónico o prolongado, termina agotándose y promoviendo la inflamación de nuestro organismo. Y este ambiente pro-inflamatorio es el que está detrás de las enfermedades crónicas que son tan comunes en el siglo XXI.

El 70% del sistema inmune, vive en tu intestino, en la variada microbiota que vive en él. El problema es que la microbiota, una colonia de millones de bacterias que nos ayudan, es muy sensible a nuestras emociones, especialmente al estrés, la ansiedad y la tristeza. De hecho, el 95% de la serotonina que segrega nuestro cuerpo, lo hace el intestino y no el cerebro, por lo que mantener sano nuestro microbioma, es esencial para la salud física y emocional.

Estamos viviendo tiempos extraños y nuestras emociones lo saben. La limitación de la movilidad, el aislamiento, el cambio en nuestros hábitos cotidianos, el distanciamiento con seres queridos, perder a seres amados por el Covid-19 o estar nosotros mismos enfermos, alteran nuestro mundo emocional y también la manera en que funciona nuestro sistema inmune.

Cómo proteger nuestro sistema inmune en plena pandemia

Hay algunas pautas que puedes seguir para fortalecer tu sistema inmune en tiempos de pandemia…

Regula tus emociones: Ahora ya sabes lo importantes que son tus emociones para el sistema inmune, de modo que regúlalas. Puedes regular tus emociones al sentirlas, al no reprimirlas o asfixiarlas, lo haces también cuando permites que la emoción salga de ti… puede ser llorando, escribiendo, dibujando… tú decides.

También regulas tus emociones cuando hablas con alguien de confianza o buscas a un psicólogo, cuando respetas tus tiempos emocionales y dejas que la tristeza esté contigo el tiempo que necesite. Y una manera sencilla y rápida de regular tus emociones, es por medio de la respiración calmada y serena, siendo consciente de cada movimiento, de la profunda calma que sientes cuando solo estás con tu respiración.

Para que te sea más sencillo regular tus emociones desde la respiración, te regalo una breve grabación de 5 minutos. Puedes descargarla desde aquí.

Dedícate tiempo libre: A pesar de que los confinamientos puedan impedirnos excursiones a otros lugares, es importante que te tomes tiempo libre solo para ti. No hace falta que salgas de casa si no puedes, tan solo puedes hacer una relajación, meditar, puedes cocinar si te gusta, escribir o leer, escuchar música o ver una película. Busca dos o tres actividades que puedas hacer estés donde estés y que te ayuden a crear un espacio solo para ti.

Relájate y descansa: La llegada del teletrabajo puede tener cosas buenas pero también cosas malas, como puede ser una mayor confusión con los horarios laborales. Sé que no siempre es fácil encajar el trabajo con las demás responsabilidades vitales, pero es importante que al menos un día de la semana, lo dediques a relajarte, a no preocuparte por las tareas del hogar y así descansar.

Cada persona descansa de una manera. Tu descanso puede ser pasar toda la mañana en la cama, meditar durante 1 hora, salir a dar un paseo al parque, tomar el sol en la terraza, puede ser tumbarte en la cama y observar tu cuerpo… busca aquello que te relaja y hace que tu mente suelte sus preocupaciones.

Duerme bien: Muchas personas consideran que el tiempo que duermen es una pérdida de tiempo. Yo nunca lo he visto así, para mí dormir bien por la noche es una necesidad (además de un placer). Cuando dormimos, nuestra memoria asienta sus recuerdos, nuestros órganos y tejidos se reparan, nuestro sistema endocrino realiza funciones que no puede hacer cuando estamos despiertos.

El insomnio es otra pandemia que llevamos años viviendo y eso afecta de manera directa a tu mundo emocional y por tanto a tu sistema inmune. Algunos consejos que puedes seguir para dormir mejor, son: no comas nada 2 horas antes de irte a dormir, exponte a una luz tenue y evita las pantallas de móviles y tablets para promover la segregación de melatonina, duerme sobre tu costado derecho para que el corazón funcione mejor durante la noche, si te cuesta mucho dormir o te despiertas en mitad de la noche y no puedes conciliar el sueño de nuevo, levántate de la cama tras 30-45 minutos sin dormir y haz alguna actividad tranquilizadora que relaje tu cuerpo y cuando sientas sueño, vuelve a la cama.

Cuida lo que comes: Como ya sabes, tu mundo emocional y tu sistema inmune, también habitan en tu intestino, de modo que lo que comes, determina tu microbiota. Toma alimentos sanos, verduras y frutas, comida no procesada, toma legumbres, bayas y frutos secos al natural, toma alimentos con probióticos como el yogur, kéfir, los encurtidos y ciertos quesos.

Y ante todo… quiérete: Esto es lo más importante… quiérete porque eres una persona única y cuando te quieres, te cuidas, te sientes bien contigo mismo y eres capaz de afrontar con serenidad cualquier reto que traiga la vida hasta ti.

¿Y si empezaras a cuidarte hoy, en plena pandemia del Covid-19?

Tu Formación certificada al mejor precio!!
Comentarios

Noticias Populares

Arriba